Si tu piel tiene brillos, parece aceitosa y desarrolla frecuentemente acné y puntos negros tienes la piel seborreica. Es posible tratar este problema con diferentes mascarillas para cutis graso hechas con productos totalmente naturales y caseros.

La piel seborreica se caracteriza por la acumulación excesiva de sebo o lipido en la superficie de la piel, lo cual provoca un brillo acentuado en el cutis además de una serie de desequilibrios que pueden llevar a otras afecciones de la piel.

Las características de este tipo de piel son:

La piel es mas gruesa y espesa
Con sensación aceitosa al tacto
Apariencia brillante debido a la sobreproducción de sebo

Poros dilatados
Aparición frecuente de granitos o brotes en la piel
Puede presentar puntos negros o acné.

La piel seborreica suele ser frecuente en jóvenes y adolescentes, debido a los cambios hormonales que tienen lugar durante esta etapa. Sin embargo, los adultos también suelen padecer de cutis graso.

Mascarilla de avena y hamamelis

Para hacer esta mascarilla necesitarás dos cucharadas de harina de avena y media cucharada de agua de hamamelis.

Para prepararla simplemente echa en un vasito o bol de cristal las dos cucharas de haría de avena y la media cucharada de agua de hamamelis. Remueve bien hasta que quede una pasta homogénea.

Si quieres darle una textura más fluida puedes echar un poquito más de agua de hamamelis, pero que la textura sea pastosa te ayudará a hacer efecto exfoliante cuando te la estés echando en la cara. Deja actuar la mascarilla durante al menos 15 minutos. Retira después la mascarilla con abundante agua tibia o con un algodón mojado en agua, retirando con cuidado.

Esta es una mascarilla astringente que exfolia la piel y la deja suave y tersa. Además te beneficiarás de las propiedades naturales de la avena para tu piel, que es utilizada en muchas diferentes recetas de mascarillas para la cara.

La avena, además de ser hipoalergénica y emoliente, hace un efecto exfoliante en nuestra piel, limpiando los poros y penetrando por debajo de la capa superficial de la piel para hacer un efecto más profundo de limpieza y desdesorden.

El hamamelis tiene un efecto de cicatrización en la piel y es muy efectivo contra ciertas dermatitis. También es muy efectivo en el tratamiento de lesiones de la piel e infecciones locales leves.

Además de ayudarte con el acné, el hamamelis es muy bueno para deshinchar las bolsas de los ojos, tratar enrojecimientos, ezcemas, psoriasis o para la piel inflamada.

Mascarilla de yogur y hamamelis

Esta es otra mascarilla muy sencilla de hacer y que no da nada de pereza, porque actúa muy rápidamente. Lo único que vas a necesitar son un par de cucharadas de yogur natural y media cucharada de agua de hamamelis.

En realidad el yogur puede ser cualquiera que tengas en casa, pero siempre será recomendable si utilizas uno natural. Echa un par de cucharadas en un tarrito de cristal y mézclalo con la media cuchara de agua de hamamelis. Toma con los dedos cuando lo hayas mezclado con el hamamelis y aplica, como si fuera una crema, por todo el rostro haciendo pequeños círculos con cuidado.

Déjalo actuar 10 minutos y aclara pasado este tiempo con abundante agua tibia, retirando la mascarilla sin frotar fuerte la piel de la cara.

Mascarilla de yema de huevo y miel

Esta mascarilla se beneficia de todas las propiedades hidratantes de la yema de huevo y de la miel, que además tiene un efecto limpiador exfoliante en nuestros poros y ayuda a retener la humedad en las capas más profundas de piel de la cara.

Lo único que vas a necesitar para hacer esta mascarilla es una yema de huevo y una cucharada de miel.

Para prepara la mascarilla separa la yema de la clara del huevo y echa la yema en un tarrito de cristal o un vaso pequeño. Después añade una cucharada de miel. Naturalmente cuanto más natural y ecológica sea la miel recomendable conservará todas las propiedades medicinales, por lo que te recomendamos utilizar alguna miel de buena calidad.

Aplica con un pincel o con los dedos, siempre con movimientos circulares. Cuando ya tengas la mezcla aplicada por todo el rostro deja que se seque. El tiempo variará en función de la calidad de la miel y de lo grande que sea la yema.

Retira después con abundante agua tibia.

Mascarilla de arándanos

No es la primera vez que te hablamos de las propiedades de los arándanos, por ejemplo para reducir. En este caso nos vamos  a aprovechar de sus propiedades para la cura y purificación para la piel seborreica.

Para hacer esta mascarilla necesitarás medio vaso de arándanos y el zumo de un limón.

Para empezar tritura los arándanos. Coloque esta pasta en un bol y añada dos cucharadas de jugo de limón. Aplique en la cara y el cuello. Deje actuar durante veinte minutos y enjuague con agua fría.

Esta mascarilla facial no sólo reduce lipidos de la piel, pero que también combate los signos de envejecimiento,evita las arrugasy rejuvenece la piel.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here