Inicio Conciencia Emocional El tartamudeo: La desequilibrio como camino

El tartamudeo: La desequilibrio como camino

El don de la palabra es fluido; hablamos de fluidez en el lenguaje, de estilo fluido.

En el tartamudeo el lenguaje no fluye sino que es machacado, triturado, castrado. Lo que tiene que correr necesita espacio: si tratáramos de hacer pasar un río por un tubo provocaríamos estancamiento y presión, y el agua, en el mejor de los casos, saldría a presión pero no fluiría.

El tartamudo impide el flujo de la palabra estrangulándola en la garganta.

Ya hemos visto que lo angosto tiene relación con la angustia. En el tartamudo la angustia está en la garganta.

El cuello es unión (en sí angosta) y puerta de comunicación entre el tronco y la cabeza, entre abajo y arriba.

En este punto debemos recordar todo lo que dijimos acerca de la jaqueca, del simbolismo entre Abajo y Arriba.

El tartamudo trata de estrechar todo lo posible el paso del cuello, a fin de controlar mejor lo que pasa de abajo arriba o, análogamente, lo que trata de pasar del subconsciente a la conciencia.

Es el mismo principio de defensa que encontramos en las viejas fortificaciones, que sólo poseen pasos muy pequeños y bien controlables.

Estos accesos y puertas (pasos fronterizos, portillos, etc.) siempre provocan la congestión e impiden la fluidez.

El tartamudo se pone un control en la garganta, porque tiene miedo de lo que viene de abajo y pretende pasar a la conciencia, y lo estrangula en el cuello.

La expresión de cintura para abajo señala la región «problemática e impura» de órganos internos de esa zona.

La cintura es la línea divisoria entre la peligrosa zona baja y la limpia parte superior.

Esta divisoria se le ha subido al tartamudo al cuello, porque para él todo el cuerpo es zona peligrosa y sólo la cabeza es clara y limpia.

Al igual que el propenso a las jaquecas, el tartamudo traslada su imaginario a la cabeza, y se convulsiona tanto arriba como abajo.

La persona no quiere soltarse, no quiere abrirse a las exigencias y los instintos del cuerpo cuya presión se hace más fuerte y más angustiosa cuanto más se reprime.

Luego, a su vez, el síntoma del tartamudeo se aduce como causa de dificultades de contacto y comunicación, y aquí se cierra el círculo sin fin.

Por efecto de la misma confusión, en los niños tartamudos se interpreta la timidez como consecuencia del tartamudeo.

Pero el tartamudeo es únicamente manifestación de retraimiento: el niño se retrae y ello se muestra en el tartamudeo.

El niño tartamudo se siente cohibido por algo y teme soltarlo, darle libre curso.

Y, para mejor controlar lo que dice, estrecha el paso. Si uno quiere atribuir esta inhibición a la agresividad reprimida o, por tratarse de un niño, prefiere otras expresiones es indiferente.

El tartamudo no suelta las cosas tal como le vienen. La palabra es un medio de expresión.

Pero, cuando se trata de reprimir lo que sale de dentro, se demuestra que se tiene miedo a lo que pretende manifestarse.

El individuo no es franco. El tartamudo que consigue abrirse se derrama en un torrente de emotividad, agresividad y palabras.

Cuando todo lo inexpresado es expresado, ya no hay motivo para tartamudear.

Artículo anteriorEl soplo de una bruja
Artículo siguiente¿Y qué tal si me perdono?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Oración de despedida a todas las que fui

A todas las que fui un día. Gracias. A mi pasado ya cumplido. Gracias. A mis partes olvidadas que dejé en lugares que ya...

Tarot sábado 27 de Abril

Observa las cuatro cartas que te mostraremos a continuación y permítele a tu intuición que elija su favorita. La cartas que elijas tiene un mensaje...

Mensaje de tu Ángel para hoy 27 de Abril

Detente, respira hondo y lee atentamente la repuesta obtenida. Apenas son unas palabras pero que actúan como una explosión de conciencia. Esta asistencia emocional...

Expande tu conciencia y los cambios vendrán solos a tu vida

Expande tu conciencia aumentando su nivel vibracional, e inevitablemente verás surgir cambios favorables en tu vida, de tal modo que hasta podrás considerarlos “efectos”....

Uno debe sanar antes que todo lo demás

UNO TIENE QUE CURARSE PRIMERO Uno tiene que sanarse primero. Te andan obligando a disfrutar el momento, a soltar lo que te hace mal, a dejarte...